FUNCIÓN ECONÓMICA DEL CONTRATO


Mediante el contrato, los intereses de las partes "se combinan de manera que cada cual halla su satisfacción; de esto deriva, en el conjunto, un incremento de utilidad, de la que participan en varias medidas cada uno de los contratantes".
De lege ferenda, se propicia que "la regulación de los contratos [sea hecha] conforme a la finalidad económica y social que procura satisfacer el negocio".
El contrato es el instrumento práctico que realiza las más variadas finalidades de la vida económica, sirviendo para satisfacer las necesidades humanas.
Desenvuelve al máximo su poder vinculante dentro de una economía capitalista liberal. Los principios fundamentales que caracterizan esta concepción, en el ámbito jurídico, son:
1- La propiedad privada de todos los bienes, que otorga a su titular, el máximum de facultades que puede tener el sujeto sobre los bienes.
2- La libertad económica más absoluta, que se manifiesta en los principios de la libre empresa, de la libre competencia y de la libertad de trabajo. En lo específico la autonomía de la voluntad, en sus dos aspectos: libertad de contratar y libertad contractual y su consecuencia, la fuerza vinculante del contrato, así celebrado.